Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia de uso del sitio web.Saber más

Este sitio web está configurado para permitir determinados tipos de cookies. En este sitio web no utilizamos cookies para publicidad dirigida o conductista. Los cookies que utilizamos están diseñados para permitirle utilizar las funciones del sitio web y navegar de forma favorable para usted. Si no modifica la configuración de los cookies, lo autoriza. Sin embargo, puede cambiar la configuración de los cookies en cualquier momento.

X

¿A qué se debe el dolor de rodilla?


 Correo electrónico Imprimir |

Cerrar
Para enviar un correo electrónico, rellene los siguientes datos

Corrija lo siguiente:

Su nombre:

Su dirección de correo electrónico:

Nombre del destinatario:

Dirección de correo electrónico del destinatario:

Mensaje:

Su correo electrónico ha sido enviado.

Gracias.


flexing knee angles

Funcionamiento de la rodilla

La rodilla es la articulación más grande del cuerpo. Una rodilla sana se mueve con facilidad y le permite caminar, girarse y realizar muchas otras actividades sin dolor. Para que la rodilla sea flexible, una compleja red de huesos, cartílago, ligamentos, músculos y tendones deben trabajar.

La articulación de la rodilla está formada por tres huesos. El fémur se apoya encima de la tibia. Cuando flexiona o estira la rodilla, el extremo redondeado del fémur se enrolla y se desliza por la superficie superior relativamente plana de la tibia. El tercer hueso se denomina rótula y está unido a los músculos, lo que permite estirar la rodilla. La rótula hace palanca y reduce la carga en estos músculos.

En una articulación sana de rodilla, la superficie de estos huesos es muy lisa y está cubierta por un tejido protector resistente denominado cartílago.

Los ligamentos (otro tipo de tejido blando) se sitúan en los laterales y la parte posterior de la rodilla y mantienen los huesos de la rodilla en su sitio. Estos ligamentos trabajan con los músculos que controlan los huesos y los tendones que conectan los músculos con los huesos para que usted pueda flexionar y estirar la rodilla. El área en torno al hueso por la que se deslizan la piel o los tendones está protegida por sacos con líquido (bolsas). La rodilla también tiene un revestimiento (membrana sinovial) que segrega un líquido transparente denominado líquido sinovial. Este líquido lubrica la articulación, lo que reduce la fricción y facilita el movimiento.

Como cabe esperar, hay diferentes motivos por los que puede sentir dolor en la rodilla, como lesiones, infección y artrosis.

Artrosis

La causa más frecuente de dolor de rodilla es la artrosis, una enfermedad articular degenerativa que provoca el desgaste del cartílago articular. Cuando la capa de cartílago, que es la encargada de amortiguar las articulaciones y proteger la superficie de los huesos, se daña o desgasta, los huesos se rozan entre sí, y este contacto resulta doloroso. Puede sentirlo al subir escaleras, realizar trabajos de jardinería o simplemente al doblar las rodillas para sentarse. Es posible que incluso le impida dormir por las noches.

La artrosis puede dañar toda la rodilla o limitarse a un lateral de la misma. Si experimenta dolor solo en un lado o compartimento de la rodilla, es posible que el médico le diagnostique artrosis unicompartimental.

Si experimenta dolor debajo de la rótula, es posible que el diagnóstico sea de artrosis femororrotuliana. No es un diagnóstico infrecuente, puesto que en los estudios se ha demostrado que aproximadamente uno de cada 10 pacientes de más de 40 años sufre enfermedad femororrotuliana.

Los factores que favorecen el desarrollo y la progresión de la artrosis son la edad, la obesidad, las lesiones articulares y los antecedentes familiares de artrosis (genética). Si bien no existe cura, el diagnóstico y tratamiento precoces son esenciales para ralentizar o prevenir el daño adicional de las articulaciones.

Artritis reumatoide

En la artritis reumatoide se inflama la membrana sinovial (revestimiento de la articulación). Esta inflamación provoca la liberación de sustancias químicas que engrosan la membrana sinovial y dañan el cartílago y el hueso de la articulación afectada. Esta inflamación de la membrana sinovial provoca dolor e hinchazón.

La parte positiva de la artritis reumatoide de la rodilla es que puede tratarse. La artritis reumatoide es una enfermedad que suele empeorar con los años, por lo que es frecuente que el tratamiento consista en más de una estrategia y que varíe con el tiempo. En algunas personas, los tratamientos no quirúrgicos, como las modificaciones del estilo de vida, la medicación y las ayudas de marcha contribuyen a aliviar el dolor. En otras, la sustitución del cartílago perdido con injertos de tejido puede contribuir a restaurar el funcionamiento normal. En muchos casos, la artroplastia de rodilla puede ser la única solución a largo plazo. Usted y su médico podrán determinar las mejores opciones de tratamiento en su caso.


Last Updated: 2011-11-18 © 2012 Zimmer, Inc. (owner of site) version 6.0


 Correo electrónico Imprimir |


Notice

You are about to leave the Zimmer United States website. Some of the information you will see may pertain to products that are not currently licensed for sale in United States.